Motor Rotatorio Wankel

Un motor rotativo, también denominado motor Wankel por su inventor, consisten en un motor de combustión interna caracterizado por el cilindro con una forma similiar a un 8 en el cual gira excéntricamente un pistón triangular denominado rotor.

Este rotor durante todo su giro mantiene sus vórtices en contacto con el cilindro, teniendo así tres cámaras separadas dentro del cilindro que realizan su trabajo continuamente.

La realización de los cuatro ciclos de trabajo (admisión, compresión, explosión y escape) se realizan en diferentes lugares del cilindro y los cuatro tiempos son realizados durante una sola revolución del motor, realizando el eje de levas tres revoluciones por cada giro del motor.

Entre sus ventajas mas notables encontramos una gran suavidad de marcha, ya que todos sus componentes se mantienen girando en el mismo sentido y el impulso generado de la combustión es brindado en forma más progresiva (en un motor wankel el ciclo de combustión dura 3/4 de cada vuelta del cigueñal, cuando en un motor convencional dura solo 1/4).

Además tiene menos vibraciones ya que este tipo de motor al carecer de bielas, disco de volante y desplazamiento lineal de pistones provoca un menor efecto de inercia.

Es también un motor mucho mas fiable ya que posee menos piezas móviles que los motores convencionales.

La desventaja más clara de estos motores es derivado de la fuerza centrífuga que el giro del rotor provoca sobre sus vértices, lo que hace bastante difícil lograr una buena estanquidad, haciendose necesario cambiar el sistema destinado a conservar la estanqueidad cada 6 o 7 años.

Las aplicaciones de los motores rotatorios son generalmente en el área industrial y marina, sectores en donde la velocidad no varía tan frecuentemente como lo necesitan los autos.




MecanicaFacil.info